Centro de Acción Social por la Música (CASPM)

Centro de Acción Social por la Música (CASPM)

30 de julio del 2019

Centro de Acción Social por la Música (CASPM)

“Es una edificación construida bajo el criterio social y colectivo que anima al movimiento orquestal venezolano, a su imagen, semejanza y potencial futurista.” El proyecto y su construcción, culminada en el año 2008, fue financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en apoyo al programa de la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (Fesnojiv).

El programa, conocido mundialmente como “El Sistema”, tiene por objeto apoyar el desarrollo humano de manera sostenible y crear un espacio propicio para potenciar las oportunidades de integración social e inserción de niños y jóvenes a una vida social productiva. El sistema es un modelo de carácter pedagógico, cultural y social, fundado en 1975 por el maestro y músico venezolano José Antonio Abreu, con el fin de sistematizar la práctica colectiva e individual de la música, como instrumento de organización social de desarrollo humanístico. En términos comparativos, la integración de los niños y adolescentes en una orquesta es equivalente a la integración de los mismos en  la sociedad, debido a que los ideales de democracia, justicia, sensibilidad ciudadana y la educación como vía de progreso individual y colectivo que se imparten a través de la música, son la base para la materialización de la inclusión del individuo en la sociedad.

A lo largo de todo el territorio venezolano, existe una población de más de 787.000 niños, adolescentes y jóvenes  pertenecientes a 1.681 orquestas juveniles e infantiles. Esta experiencia venezolana ha causado un gran impacto cultural y social en países que buscan disminuir sus niveles de pobreza, analfabetismo y marginalidad. En consecuencia,  se han establecido núcleos orquestales y programas de enseñanza musical, inspirados en el programa venezolano, en más de 40 países a lo largo de Europa, Asia, América, África y Oceanía, en los que ya se encuentra establecido el modelo venezolano, demostrando que es una alternativa sustentable de educación, desarrollo y progreso.

La naturaleza del diseño del Centro de Acción Social por la Música, donde el arte, la arquitectura y la ingeniería se unifican en cada elemento que integra la misma, representó un gran reto gerencial y constructivo, en el que todas las variables actuaron de forma simultánea durante la ejecución del proyecto.

La sede

El Centro de Acción Social por la Música es la sede principal de El Sistema y concentra espacios musicales distribuidos en 10 niveles, desarrollados para apoyar la educación, práctica y presentación de conciertos y recitales de orquesta. Los recintos fueron diseñados con el objeto de cumplir las más altas exigencias arquitectónicas, estructurales y acústicas, alcanzando, e inclusive, superando estándares europeos y norteamericanos. Es por ello que hoy en día se considera una edificación única en su categoría, que contiene en su interior las salas teatrales y de ensayo reconocidas como los espacios de mejor comportamiento acústico en Latinoamérica.

La Sala Simón Bolívar

La Sala Simón Bolívar es una caja de música concebida para 1200 espectadores. Su configuración se dispone en forma de paralelepípedo regular, con un arreglo paralelo de las butacas respecto al escenario. Tres balcones laterales a la sala, con acabado en obra gris, ofrecen otros ángulos de visión. Estos balcones fueron incorporados a la sala como elementos posteriores a la culminación de la misma, según requerimiento del maestro José Antonio Abreu, lo que implicó la intervención estructural, arquitectónica y acústica de este espacio.

Laterales al escenario se disponen dos balcones de madera, concebidos para ubicar al coro, a los alumnos y a un público muy cercano a El Sistema. Hacia el sur, la sala cuenta con un patio alto, cuya ubicación brinda una visión panorámica de la extensión y calidez del espacio, que aunque regular, se delimita por elementos de diversos ángulos, vértices pronunciados, grandes alturas y luces amplias que permiten el disfrute de una experiencia musical única.

Esta sala está compuesta por paneles acústicos especiales, cuya función es absorber y reflectar el sonido. Por otro lado, contiene en su parte superior una cámara de reverberación, lo que le permite funcionar como un instrumento que puede afinarse, permitiendo que los difusores acústicos conduzcan las ondas sonoras a lo largo y ancho de la misma, produciendo una acústica impecable.  Aunado a esto, la sala cuenta con un sistema de aire acondicionado, cuyos equipos e instalaciones son totalmente silenciosos. También posee la mejor tecnología en mecánica teatral y dispositivos de iluminación, audio, video y sonido. Esto en conjunto permite que la sala funcione como si fuera una “caja flotante”, lo que hace que cada espacio cuente con el aislamiento sonoro necesario para la concentración musical que se requiere.

La diversidad de elementos que conforman la sala Simón Bolívar, expresados en distintas formas y materiales, así como el espectáculo cinético del maestro Carlos Cruz Diez materializado en sus butacas, invitan a disfrutar de la experiencia música.

La sala Simón Bolívar posee un sistema de barras motorizadas para colgar sobre el escenario los más de  cuatrocientos reflectores existentes. También cuenta con barras fijas en las posiciones laterales, en los puentes y balcones centrales. Todo ello controlado por una potente consola de control de iluminación, con capacidad para más de 1.500 dimmers y gran versatilidad en su manejo.

Los materiales para el revestimiento de pisos y paredes del Centro de Acción Social por la Música se escogieron con sumo cuidado, con el fin de resaltar las propiedades acústicas en cada espacio. En particular, el piso de la sala Simón Bolívar es de madera de corazón de pino de Arkansas. Este tipo de madera tiene la propiedad de recuperar su estado original ante las pequeñas agresiones ocasionadas por las picas del violoncello y del contrabajo cuando hincan su agujón metálico en la superficie durante las presentaciones.

En cuanto a los asientos, al entrar a la sala se tiene el privilegio de disfrutar del espectáculo visual cinético que ha plasmado el artista Carlos Cruz Diez en las 1200 butacas que se encuentran en este espacio. Este contraste invita al espectador a vivir intensamente la experiencia musical, que se integra con la majestuosidad de la sala y el talento de los músicos.

El órgano

Este órgano tubular, de 11 metros de alto por 13 de largo. Fue elaborado por la empresa Alemana Orgelbau Klausbun de Bonn y es el único de América Latina diseñado especialmente para una sala de conciertos. Está conformado por 3.309 tubos, tallados en estaño y plomo de primera calidad que conforman el sistema de paso del aire por sus diferentes alturas para producir el registro sonoro.

Este órgano fue construido bajo las especificaciones de El Sistema. Llegó al país en octubre de 2006 y fue ensamblado entre noviembre de 2006 y junio de 2007. Requirió de siete semanas para su total afinación.

Sala Fedora Alemán

Esta sala fue concebida para un aforo de hasta 400 espectadores, capacidad que puede disminuirse si así se desea, a través de una gradería retráctil, de acuerdo a las preferencias de la ocasión. Esta sala sencilla y sobria a la vez, posee un escenario con plataformas desmontables, lo que permite movilizarlo para acercar al público hacia éste, a fin de brindar una experiencia musical más íntima. Las butacas de la sala, vestidas de cuero natural y apoyabrazos cromados, se disponen en el perímetro del espacio, cuyo acceso se logra a través de escalones de concreto revestidos en madera.

La concha acústica de la sala se encuentra cubierta por elementos de madera que cumplen funciones acústicas (absorbentes y reflectantes del sonido) y de iluminación, pues éstos se encuentran sujetos a barras automatizadas y mecanizadas con cuya tecnología se logran múltiples aplicaciones de iluminación y sonido.

Sala de ensayos general 1

Ubicada en el sótano 3, esta sala de gran volumen permite realizar ensayos con hasta 300 instrumentistas simultáneamente. Cuenta con paneles reflectantes y fono-absorbentes, los cuales fueron especialmente diseñados para esta sala.

Sala de ensayos general 2

Esta sala se encuentra ubicada en el sótano 2. Posee gran volumen y fue diseñada especialmente para realizar ensayos con instrumentos de percusión, por lo que también cuenta con paneles reflectantes y fono-absorbentes. Al igual que la sala de ensayos general 1, esta sala dispone de techos, pisos y paredes flotantes, lo que en conjunto con el tratamiento acústico impide que el sonido de una sala se propague hacia la sala contigua. Debido a estas características, ambas salas equipadas con butacas teatrales, también se pueden disponer para evaluaciones y recitales musicales.

Sala de estudio

Esta sala posee piso de madera de algarrobo y enormes ventanas desde las cuales puede visualizarse el Parque Los Caobos. Cuenta con gran volumen y con la tecnología acústica y de iluminación profesional necesaria para cumplir funciones de sala de ensayo y estudio de TV.

Salas de ensayo individuales, para dúos; tríos; cuartetos y quintetos.

Esta sede cuenta con 20 salas de ensayo individuales, 10 salas de ensayo para dúos y 25 salas de ensayo para tríos, cuartetos y quintetos. Estas salas cuentan con una puerta de acceso metálica con empaques de goma y dos láminas de acero de alto calibre, reforzadas internamente para garantizar la hermeticidad del espacio. Estas puertas contienen una ventana de doble lámina de vidrio que permite el contacto visual con el pasillo exterior. Sin embargo, la hermeticidad se mantiene gracias a una empacadura de caucho perimetral a la ventana. Cada sala se compone de paredes de bloques de concreto, cuyo único recubrimiento son los paneles fono-absorbentes de  madera, que al igual que los pisos y techos recubiertos de materiales acústicos, acondicionan el espacio para permitir la concentración musical que cada músico en su interior requiere.

Las vibraciones en las salas de ensayo se controlaron al convertir a cada una de éstas en cajas flotantes, al apoyar elásticamente sus paredes, pisos y techos de la estructura propia del edificio. Esto impide la transmisión del sonido y permite la simultaneidad del uso de las salas

Los pisos de todas las salas de ensayo están colocados sobre durmientes de madera, entre los cuales se colocaron capas de fibras de densidades variadas y sobre éstos un aglomerado de alta densidad. Estos pisos son de madera de pino, machihembrado o virola, según cada caso.

Los elementos fono-absorbentes ubicados en pisos y techos son de diversas formas y tamaños, de madera forrada con telas de fibra mixta de alta permeabilidad sonora y fibras acústicas de diferentes densidades. Por su parte, los elementos fono-proyectantes se encuentran elaborados con compuesto de madera virola, cuyas densidades y espesores varían de acuerdo al tamaño y disposición de cada sala para lograr el rebote del sonido necesario para cada caso

La concha acústica o sala anfiteátrica

Hacia el sur del edificio se encuentra una sala de conciertos muy especial, debido a que posee acceso al maravilloso paisaje que permite disfrutar el Parque Los Caobos. Este obsequio del arquitecto Tomás Lugo es posible gracias a la presencia de una enorme compuerta metálica, cuyo movimiento de apertura y cierre es completamente mecanizado. Al abrir, esta compuerta se posiciona en el techo de la sala, permitiendo una vista panorámica hacia el verdor del parque.

Áreas administrativas, gerenciales y de servicios.

En el segundo nivel del edificio, ubicadas al norte de éste, se encuentran amplias áreas administrativas, con excelente vista al Ávila y gran iluminación. Los pisos de estas áreas se encuentran recubiertos de gomas vulcanizadas, para reducir el ruido causado por las pisadas de los usuarios. A su vez los techos son de fibra fono-absorbente, a fin de evitar que el ruido altere y perturbe los ambientes de las distintas salas

Las tuberías que se disponen para el suministro de servicios de aguas heladas; calientes; potables y servidas, se encuentran revestidas con poliuretano expandido o fibra mineral de diversos espesores, según los diámetros de cada tubería y las características del líquido que transportan. En los casos en los que las tuberías atraviesan los muros para pasar de un ambiente a otro éstas fueron aisladas mediante fibras y elementos elásticos. Adicional a esto, las tuberías colgantes cuentan con sistemas antivibratorios que impiden la transmisión de ondas sonoras o vibraciones de un espacio a otro al circular los líquidos por las mismas. Todo esto pensado en función de mantener altos estándares de calidad acústica en todos los recintos de la edificación.

Diseño

El diseño de arquitectura estuvo a cargo del Arquitecto Tomás Lugo, cuya capacitación técnica y sensibilidad creadora dieron vida a un edificio único, revestido con obras de artes plásticas de los venezolanos Jesús Soto y Carlos Cruz Diez, destinado a satisfacer las necesidades de las nuevas generaciones de músicos, además de deleitar a un público exigente que sigue el acontecer musical venezolano

“Se trata, sin duda alguna, de una edificación construida bajo el criterio social y colectivo que anima al movimiento orquestal venezolano, a su imagen, semejanza y potencial futurista”

-Tomás Lugo-

La estructura de esta majestuosa obra fue calculada por el ingeniero Otokar Kondrat, bajo las más estrictas normas de calidad internacional, aunado al reto de  alinear técnicas de ingeniería de punta con las plásticas de la arquitectura vanguardista.

Cumpliendo con las exigencias acústicas y antivibratorias, las graderías de la sala Simón Bolívar  y de las salas anfiteátricas se componen por una losa de concreto hiperestática, apoyadas sobre macro vigas portantes, a través de elementos antivibratorios elásticos. Esto impide que las vibraciones se propaguen hacia la estructura principal del edificio.

Así mismo, la estructura que soporta la tramoya de la sala Simón Bolívar, ubicada entre el techo y el escenario, se compone de grandes perfiles metálicos colgados del techo, amarrados mediante elementos antivibratorios elásticos al resto de la estructura. Con esto se logra impedir la transferencia de ondas vibratorias a la estructura principal al realizar los movimientos de los doseles, barras de iluminación y telones.

Por otro lado, de acuerdo a las exigencias artísticas y de arquitectura, todas las losas que conforman la estructura son diferentes entre sí. En consecuencia esta estructura prosee sección irregular en toda su extensión. Este conjunto estructural se encuentra apoyado sobre grandes macro vigas y macro columnas de sección irregular y variable, soportadas por fundaciones realizadas sobre pilotes y muros colados con lodo bentonítico, debido a la presencia de alto nivel freático en el terreno.

El ingeniero Otokar dejó el protagonismo de esta maravillosa obra a la belleza de la arquitectura, lo que hace de esta estructura un sistema necesario pero invisible a los ojos de los usuarios, permitiéndoles disfrutar de grandes alturas y luces, sin la presencia de obstáculos a la vista.

Dos grandes talentos artísticos en un mismo lugar

Algo indiscutible en el edificio del Centro de Acción Social por la Música, es que existe una vivacidad visual y espacial que pueden ofrecerle las artes plásticas de dos grandes artistas como Jesús Soto y Carlos Cruz Diez, los cuales materializan con evidente armonía, sus majestuosas obras en los pisos, rampas y salas de concierto de este inigualable edificio. Estas expresiones plásticas son esenciales para ampliar los procesos sensoriales de los estudiantes y despertar sus capacidades reflexivas.

Con sólo traspasar el pórtico de acceso al edificio, se comienza a disfrutar en el piso el río cromático de verde, ocre, azul y toques de negro de la obra de arte del maestro Carlos Cruz-Diez. “Inducción cromática a doble frecuencia” es el nombre que recibe la obra materializada en los pisos de pasillos y rampas de acceso del Centro de Acción Social por la Música,  y se extiende en el piso de las zonas de acceso a la sala de Conciertos.

Esta obra involucra al espectador, cuando se traslada a lo largo de los pasillos del edificio. El color aditivo, que es la base de las investigaciones cromáticas de Cruz Diez y que permite que nuestro ojo perciba colores nuevos y distintos a los que aparecen realmente en las franjas del piso, aporta en su condición “inmaterial”, una importante afinidad con la ligereza del lenguaje de la música.

Sobre el río cromático de Cruz Diez encuentra la lluvia bicolor del maestro Jesús Soto. Esta experiencia se convierte en un encuentro de dos visiones del arte cinético venezolano llevado a su máxima expresión.

A Jesús Soto no le dio tiempo para dar nombre definitivo a su obra, a la que siempre se refería como “la obra de los músicos”. Gran virtual amarillo es hoy su nombre técnico y por cuyo proyecto sintió el mayor de los entusiasmos y de los afectos.

Esta obra se terminó de construir a finales de 2006, localizada en sentido oeste-este, sobre la fachada norte del Centro de Acción Social por la Música. Esta pieza adquiere un carácter de mediadora entre el exterior y el interior del edificio, haciendo invitación a entrar al mismo, a recorrerlo y sentirlo.

“Inducción cromática para sentarse a oír música” es el título de la espectacular intervención del artista Carlos Cruz Diez en la totalidad de las butacas de la sala de Conciertos del Centro de Acción Social por la Música.

“La inducción cromática para sentarse a oír música” se basa en la programación de 5 colores y 10 permutaciones a partir de ellos. Esta obra aparece por primera vez, en el espacio majestuosamente vertical de la sala Simón Bolívar, resaltando la vivacidad del color que se propaga en los asientos, protagonistas indiscutibles de este espacio.

 

El trabajo cinético que realizó el maestro Carlos Cruz Diez sobre las 1.200 butacas que ofrece la sala, fue creado pensando en los miles de estudiantes del Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela.

La obra cinética del maestro Cruz Diez no solo le da vida a los pisos y butacas de este maravilloso edificio. También el telón de la Sala Simón Bolívar recibió la majestuosidad y expresión del artista, preparando este magnífico espacio para una experiencia sensorial única.

"Toda inversión en cultura es paz social".

-Carlos Cruz Diez-

Ficha técnica

Ubicación: Boulevard Amador Bendayán, Municipio Libertador. Distrito Capital.

Ente contratante: Fundación Musical Simón Bolívar

Área: 17.000,00 m2

Arquitectura: Arq. Tomás Lugo

Estructura: Ing. Otokar Kondrat

Escenografía, Iluminación, Mecánica Teatral: Ducks Scéno

Acústica: Nagata Acoustics

Artistas plásticos: Carlos Cruz Diez y Jesús Soto

Acústica: de configuración variable y ajustable a los requerimientos artísticos.

Mecánica teatral: automatizada y controlada por computadoras.

Iluminación profesional: automatizada y controlada por computadora para el escenario y el auditorio.

Audio y video: sistema de video para multicámaras, grabación digital y edición no lineal. Sistema de audio con grabación, procesamiento, amplificación y difusión de alta fidelidad.

Sistemas acústicos: paneles de techo y paredes reflejantes, una cámara de reverberación con paneles acústicos configurables de forma manual.

Órgano musical: órgano de tubos tradicional con ayuda de control y gestión electrónica.

 


Salas de ventas

Salas de ventas modulares de alto estándar

Salas de ventas modulares de alto estándar

20 de junio del 2019

Demo Construcciones lanza con éxito salas de ventas modulares de alto estándar como nueva línea de negocio

A finales de 2018, Demo Construcciones en conjunto con Térmica Modular, también perteneciente al grupo Democorp, lanzó al mercado un nuevo concepto de salas de ventas modulares de alto estándar, ideales para inmobiliarias y tiendas POP UP. Entre sus principales características están su rápida instalación y la posibilidad de trasladarla entre diferentes proyectos. Al ser un producto modular se adapta a diferentes diseños y tamaños. 

Estas son algunas de las salas de ventas modulares de alto estándar entregadas:

Inmobilia


Empresa con más de 25 años de experiencia en el desarrollo, gestión y administración de viviendas, departamentos y oficinas, ya ha utilizado nuestras salas de ventas modulares de alto estándar en tres proyectos inmobiliarios: "Los Prunos, (Viña del Mar), "Santa Clara" (La Cisterna) y "Los Olmos" (Macul).

«El objeto de Inmobilia fue trasladar su diseño tradicional a lo modular para optimizar costos y tiempo, pero sin perder su característico diseño, explica Felipe Gallardo, gerente de proyectos de Térmica Modular.

Las salas de ventas de Inmobilia tienen un tamaño de 30 metros cuadrados y cuentan con un alto nivel de terminaciones: piso flotante, revestimiento interior de yeso cartón, fachada de vidrio con quiebra vista, puerta tipo Protex y gravillado exterior.

Lo Campino


Para su proyecto de edificios “Mirador del Carmen” de Huechuraba, la constructora e inmobiliaria Lo Campino, se decidió por una sala de ventas modular. Se trata de una sala de 60 metros cuadrados, con una terraza y un mirador en el segundo piso.

A pesar de su alta complejidad en diseño y nivel de terminaciones, la sala de ventas de Lo Campino, estuvo instalada en 2 meses.

Incluye terminaciones similares a los departamentos que estarán a la venta: piso de porcelanato, revestimiento interior de yeso cartón, quincho, muebles de cocina y de baño.

Sur Monte


Para sus proyectos “DelaBarra30” y “DelRio30”, inmobiliaria Surmonte adquirió dos salas de venta de 15 metros cuadrados cada una.

Los módulos fueron trasladados terminados en un 90% desde la planta y estuvieron operativas en cinco días.

Estas salas cuentan con baños, terminaciones interiores de yeso cartón y frente de vidrio con puerta tipo Protex.


¿Por qué se endeudan las empresas latinoamericanas?

¿Por qué se endeudan las empresas latinoamericanas?

22 de mayo 2018

La concentración de las acciones en pocos propietarios hace que las empresas latinoamericanas se endeuden más de lo que la teoría financiera indica como el nivel óptimo. En Venezuela, las empresas tienen todos los incentivos para endeudarse todo lo que les presten.

Uno de los enfoques más relevantes sobre el endeudamiento de las empresas, y al que se dedica más tiempo en las escuelas de negocios, es la teoría del balance (trade-off). Esta teoría se basa en el equilibrio entre beneficios y costos del endeudamiento para definir una estructura óptima de capital; es decir, cuánto endeudamiento se requiere para maximizar el valor de la empresa.

Una investigación realizada en 2005 mostró que, en Estados Unidos, las empresas usaban el balance de beneficios y costos del endeudamiento para fijar sus estructuras de capitales (Molina, 2005). La conclusión fue que probablemente las empresas no estaban subendeudadas, como era la creencia en esos días. A comienzos de este siglo había una discusión en Estados Unidos sobre el subendeudamiento de las empresas. Graham (2000) había mostrado que, si se apalancase hasta el punto en el cual los beneficios marginales de los impuestos comenzaran a decrecer (es decir, si aumentase su endeudamiento al punto de maximizar su valor), la empresa podría añadir hasta un 7,5 por ciento adicional a su valor. El estudio de Graham contribuyó de forma importante a la visión que existió durante la primera parte de la década del 2000 sobre el subendeudamiento de las empresas estadounidenses y el desaprovechamiento de los beneficios fiscales de la deuda. Sin embargo, al calcular los costos de tensión financiera de la deuda ex ante, podía mostrarse que estos costos contrarrestan los posibles beneficios fiscales de un aumento de deuda. Por lo tanto, las empresas estadounidenses estaban eligiendo «bien» sus niveles de endeudamiento (Molina, 2005).

La crisis financiera de 2008 y 2009 llevó a la quiebra a muy pocas empresas estadounidenses. Sin duda, el caso de General Motors recibió mucha publicidad por su tamaño e importancia, pero no puede afirmarse que la crisis causó una quiebra masiva de empresas. La crisis afectó principalmente a instituciones financieras, bancos y empresas de seguros; muy pocas empresas no financieras se vieron en problemas. En este sentido, la crisis confirmó que las empresas estadounidenses tal vez estaban eligiendo «bien» sus niveles de deuda, o al menos no estaban excesivamente endeudadas; es decir, estaban calculando los costos de tensión financiera que un aumento de deuda les hubiese ocasionado, a pesar de los beneficios fiscales.

Endeudamiento en América Latina

En 2010 se aplicó la teoría del balance (trade-off) en América Latina (Céspedes, González y Molina, 2010). Al comparar estos casos con los de Estados Unidos se encontraron varias diferencias. En primer lugar, el origen legal es diferente, lo cual lleva a desarrollos financieros menores. En América Latina, el mercado financiero ofrece menos alternativas de financiamiento que en Estados Unidos. Segundo, en casos de quiebras, los procesos son más lentos, engorrosos y menos técnicos, lo cual hace presumir mayores costos de tensión financiera y de quiebra para las empresas latinoamericanas. Adicionalmente, los beneficios fiscales tienden a ser menores en América Latina.

Las circunstancias son distintas en cada país, por las particularidades de las leyes nacionales. En Chile, por ejemplo, los impuestos de las empresas pueden deducirse de los impuestos personales que pagan los accionistas, lo cual hace que la tasa de impuestos de las empresas sea prácticamente cero; es decir, el impuesto lo pagan los accionistas con una deducción al momento de pagar la empresa sus impuestos. En Venezuela, la situación es más complicada, debido al ajuste por inflación de las cifras financieras de la empresa.

La empresa venezolana, al declarar sus impuestos sobre la renta, debe incluir el resultado «monetario». Un ajuste por inflación de los activos fijos y de los activos no monetarios, que incluyen algunas cuentas por cobrar, crea una utilidad de reajuste por inflación, y por el contrario, cuando este ajuste se realiza sobre el patrimonio neto inicial se genera una pérdida por inflación. En pocas palabras, y para simplificar el análisis, si se asume una deuda para invertir, por ejemplo, en activos fijos, puede producir una utilidad positiva con el ajuste por inflación, que puede contrarrestar el escudo fiscal o la deducibilidad de los intereses; incluso puede crear un escudo fiscal negativo de la deuda (Parra, 2006).

Podría pensarse que, en Venezuela y en América Latina en general, las empresas deberían estar menos endeudadas que sus contrapartes estadounidenses, si se aplica la teoría del balance (trade-off). Sin embargo, esto no fue lo encontrado con una muestra de empresas latinoamericanas tomada entre 1996 y 2005 (Céspedes, Gonzalez y Molina, 2010). Se compararon dos medidas de endeudamiento, calculadas como el total de la deuda con respecto a la suma de la deuda más el valor del patrimonio de la empresa, medido primero en libros (según valores contables) y luego a valor de mercado (número de acciones por precio de mercado de la acción). Los indicadores de endeudamiento para las empresas latinoamericanas son, en promedio, similares a los de sus contrapartes estadounidenses, si se toma el valor en libro del patrimonio, y superiores si se toma el valor de mercado. Para el endeudamiento de las empresas estadounidenses se utilizaron los indicadores reportados por Rajan y Zingales (1995) y Flannery y Rangan (2006).

¿Por qué las empresas latinoamericanas están igual de endeudadas que sus contrapartes estadounidenses, si en América Latina los costos de tensión financiera deberían ser mayores, los mercados financieros están menos desarrollados y los beneficios fiscales son a todas luces menores? La respuesta es que la estructura de propiedad de las empresas latinoamericanas tiene gran impacto en la decisión de endeudamiento y hay una gran diferencia en cómo se distribuye la propiedad de las empresas en América Latina y en Estados Unidos (Céspedes, González y Molina, 2010).

Los porcentajes de propiedad que tienen el primero, segundo, tercero, cuarto y quinto accionista de las empresas en Brasil, Chile, Colombia, Perú y Venezuela, con datos tomados de la estructura de propiedad reportados por las empresas a los organismos de supervisión de los mercados de capitales de cada uno de estos países, para el año 2005, muestran que los cinco primeros accionistas poseen entre 65 y 81 por ciento de la empresa. Solo el primer accionista posee entre 40 y 52 por ciento de la empresa. Estas cifras corresponden a las empresas que participan en el mercado de capitales local, con lo que podría inferirse que la concentración es aún mayor en las empresas que están fuera de los mercados de capitales.

Con una propiedad mucho más concentrada los accionistas de empresas latinoamericanas piensan dos veces al emitir capital, con el riesgo de perder o disminuir el control de las empresas. Las empresas latinoamericanas usan deuda en mayor proporción cuando necesitan capital externo, lo cual las lleva a niveles de endeudamiento superiores a los de sus contrapartes estadounidenses, aun a pesar de los menores beneficios fiscales, los mayores costos e incertidumbre de quiebra, y los menores índices de desarrollo financiero de sus mercados.

El caso venezolano

Como en muchas otras cosas, el caso de las empresas venezolanas es atípico. Es incluso distinto al de sus contrapartes latinoamericanas. La comparación estadística se hace difícil por la poca representatividad de las empresas que cotizan en bolsa o reportan a la Comisión Nacional de Valores, que es la muestra de la cual se tienen datos financieros. Por esto se observan menos observaciones-año que en los otros países de la región (aproximadamente veinte empresas en diez años de muestra).

En 2008 el Centro de Finanzas del IESA, con la colaboración del Banco Mercantil, realizó una encuesta sobre prácticas financieras, respondida por cuarenta empresas de varios sectores, que representan las empresas de mayor tamaño que tenían relación con el Banco Mercantil en 2008. En esta encuesta más de un setenta por ciento de las empresas reveló no contar con una razón objetivo de endeudamiento, lo cual lleva a descartar que estas empresas estén optimizando sus estructuras de capitales a mediano o largo plazo con base en un balance de beneficios y costos de la deuda.

Más interesante fue la respuesta de estas empresas a la pregunta de cuáles son los factores que afectan la selección de lo que consideran un nivel apropiado de deuda. Solo el trece por ciento de estas empresas menciona los costos de tensión financiera/bancarrota como un factor que incide en su nivel de deuda. Las ventajas fiscales son mencionadas por el cuarenta por ciento, tal vez con la influencia de que es la respuesta que sugiere la teoría, pues más de la mitad de los gerentes de finanzas encuestados poseen un título de maestría en administración. Los factores más importantes para los gerentes de finanzas de estas empresas al tomar decisiones de endeudamiento son: (1) las expectativas de devaluación, (2) la disponibilidad de fondos internos para cubrir necesidades y (3) las tasas de interés.

Estas respuestas sugieren que, en Venezuela, las empresas se endeudan cuando esperan una devaluación, cuando las tasas de interés son relativamente bajas y cuando no tienen fondos internos para cubrir necesidades; es decir, la decisión sobre el nivel de deuda está guiada por aspectos externos a la empresa, la situación macroeconómica o simplemente por necesidad. La razón de utilizar los fondos internos para cubrir necesidades está relacionada con lo que se conoce como la teoría de pecking order: las empresas se financian primero con fondos internos, luego con deuda y por último con acciones. La emisión de acciones envía una señal negativa al mercado sobre el futuro de la empresa, por lo que es evitada como opción de financiamiento, o dejada de último. Los fondos internos son preferidos a la deuda, para disminuir cualquier información asimétrica que pueda existir entre la empresa y los mercados.

La estructura de capital de empresas venezolanas

Las empresas venezolanas enfrentan una situación atípica con respecto tanto a la teoría como a las generalidades del resto del mundo. Una empresa venezolana optimizaría su estructura de capital acercándose al ciento por ciento de endeudamiento.

Esto, sin embargo, no es sostenible ni posible. Por ello, las empresas venezolanas deben planificar muy bien sus flujos de caja y pagos proyectados de su deuda. Es muy importante que estos incentivos no lleven a un sobreendeudamiento que la empresa no pueda pagar después. Una empresa debe endeudarse todo lo que pueda, siempre y cuando tenga claro dónde invertirá los fondos y cómo pagará esa deuda. La empresa y sus proyectos tienen que ser suficientemente rentables para cumplir sus compromisos financieros.

Las reglas del juego podrían cambiar. Unas tasas reales negativas de esta magnitud no pueden mantenerse a mediano plazo. Una restricción de la liquidez y un aumento de las tasas de interés podrían poner en aprietos a las empresas que hayan abusado de la situación actual de tasas de interés reales de menos veinte por ciento. Esto conduce, de nuevo, a la teoría sobre la estructura de capital. La empresa venezolana debe contrabalancear los beneficios y costos del endeudamiento, proyectar sus flujos de caja y disminuir las probabilidades de escenarios de tensión financiera.

 

Artículo escrito por:

Carlos Alberto Molina.

Ingeniero Civil, Universidad Católica Andrés Bello. (1990). MBA, Instituto de Estudios Superiores en Administración (IESA), Caracas, Venezuela. (1994). Ph.D. en Finanzas. University of Texas at Austin, Department of Finance. (2002). Profesor titular del IESA, especialista en Finanzas Corporativas, Gobierno Corporativo, Estructura de Capital, Tensión Financiera. Director de DEMO Construcciones.

  1. Carlos Alberto Molina Manzano
  2. @MolinaCarlosA

 

Nota: Este artículo es una versión resumida y actualizada del artículo escrito por el mismo autor para DEBATES IESA, Volumen XIX, Numero 1, Enero-Marzo-2014

Referencias

  • Céspedes, J., M. Gonzalez y C. A. Molina (2010): «Ownership concentration and the determinants of capital structure in Latin America». Journal of Business Research. Vol. 63. No. 3.
  • Flannery, M. J. y K. P. Rangan (2006): «Partial adjustment toward target capital structures». Journal of Financial Economics. Vol. 79, 469-506.
  • Graham, J. (2000): «How big are the tax benefits of debt?». Journal of Finance. Vol. 55, 1901-1941.
  • Molina, C. A. (2005): «Are firms underleveraged? An examination of the effect of leverage on default probabilities». Journal of Finance. Vol. 60, 1427-1460.
  • Parra C., C. R. (2006): «Estructura de capital, teoría del trade-off y el escudo fiscal de la deuda: aplicación a una muestra de empresas venezolanas». Trabajo de Grado. Caracas: IESA.
  • Rajan, R. G., y L. Zingales (1995): «What do we know about capital structure? Some evidence from international data». Journal of Finance. Vol. 50, 1421-1460.


Centro de Formación Docente (CFD)

Centro de Formación Docente (CFD)

16 de febrero del 2017

El Centro de Formación Docente (CFD) fue diseñado por la firma de arquitectura Vergara Castellanos Arquitectos C.A., con el apoyo del asesor de arquitectura Arq. Jairo Fleitas, con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como ente financiero y bajo la construcción de DEMO Construcciones, quien se ha encargado de materializar este proyecto desde el inicio de la construcción del mismo.

 

Este proyecto surge de la intención de generar una sede para la formación, educación y profesionalización de docentes de El Sistema, combinando un programa educativo y de enseñanza musical con un programa de espacios de representación sinfónica, pues comparte la presencia de aulas, salas de ensayo y una sala de concierto.

 

Este edificio ha sido concebido como un lugar en el que la música, no sólo es la principal protagonista del edificio, sino también de la sala de conciertos, debido a que la configuración y diseño de la sala posicionan a la música en el núcleo central de ésta, con la intención de brindar al espectador una experiencia y percepción musical similar desde cualquier ubicación en la que se encuentre.

La configuración y diseño de la sala de conciertos del Centro de Formación Docente posicionan a la música en el núcleo central de ésta, con la intención de brindar al espectador una experiencia y percepción musical similar, desde cualquier ubicación en la que se encuentre.

Formalmente se trata de un edificio con un área bruta de construcción de  19.500 m2, de 12 niveles, 8 niveles por encima del Bulevard y 4 sótanos, en los que se resuelve el programa académico y el programa de conciertos. El Proyecto se estratifica verticalmente en 3 zonas o grupos de niveles, partiendo de abajo hacia arriba. En primer lugar el área de sótanos dónde se ubican las salas de ensayo general, posteriormente se ubican los niveles dedicados a la sala de conciertos y por último, los niveles donde se ubican talleres de filas y seccionales.

Los niveles superiores y sótanos organizan los diferentes espacios de ensayo, mientras que en los niveles medios se desarrollan la sala de concierto, vestíbulos y espacios de acceso público.

El planteamiento del Centro de Formación Docente surge entonces de la idea de generar una experiencia espacial fluida, que conecta la ciudad con el parque, lo construido con la naturaleza, el público con el ejecutante. Teniendo un carácter cultural y académico, este espacio se transforma en un lugar de convocatoria, en el que el foyer, dispuesto en planta libre, se vuelve también escenario de otro tipo de experiencia, el encuentro. La sala, ubicada estratégicamente para ser visualizada desde cualquier  punto del edificio, se encuentra elevada sobre grandes macro columnas que le permiten flotar entre los vestíbulos norte y sur, permitiendo a su vez, que la planta libre se conecte con el vestíbulo de la Sala Simón Bolívar en el Centro de Acción Social por la Música (CASMP), sirviendo como espacio “puente” entre ambos edificios.

 

La edificación se relaciona con el Boulevard Amador Bendayán, generando un frente que se alinea al borde de fachada, acorde a los criterios de la ordenanza que rige sobre el Boulevard. Un vacío de marcada verticalidad define el lugar por el cual se produce el acceso. De esta “ranura”, emergen cuatro volúmenes que a manera de balcones fungen como marquesinas acentuando la entrada.

La planta baja se encuentra a un desnivel de +1.55 metros sobre la calle, lo que se destaca por una escalinata de pendiente suavizada que se apodera de todo el frente del edificio con una geometría de líneas quebradas que recoge los flujos peatonales en las diversas direcciones de aproximación. Hacia el norte, la fachada acristalada muestra el movimiento de los elevadores, brindando una imagen de movimiento y transparencia que aligera el peso formal del volumen de ascensores.

 

Hacia el este, la fachada se cierra respetando la condición de parcela medianera, tomando en cuenta que a futuro pudiese levantarse una edificación de proporciones similares. Sin embargo, dado que será una fachada expuesta, se ha aprovechado la estructura en concreto armado de ese muro para generar un tratamiento a partir de un patrón geométrico en el encofrado.

 

Hacia el oeste, existe total colindancia con el Centro de Acción Social por la Música (CASPM), sin embargo, hacia el sur el edificio se proyecta por encima de la altura de éste. Esta fachada, cerrada en su totalidad por temas estrictamente programáticos, se concibe aprovechando la estructura del muro estructural, permitiendo el acabado en obra vista.

 

Hacia el sur, se propone un sistema de rampas para acceder a la sala que se comportan como un “balcón” que se asoma sobre el parque, ofreciendo una sensación de observatorio sobre el mismo y haciendo del parque el “telón de fondo” para el vestíbulo sur. Desde la planta baja hacia arriba el edificio se alinea con el lindero sobre el parque, con un volumen en voladizo que acusa aún más esta sensación de balcón. La piel que envuelve la fachada sur provee al edificio de control térmico, permitiendo la relación franca entre los espacios interiores y exteriores, protegiendo las terrazas en los niveles superiores.

En el Centro de Formación Docente se destacan acabados de arquitectura, como cortinas de vidrio; elementos irregulares de concreto armado con acabados a la vista, que cumplen además funciones  estructurales; obras de arte cinético, como pisos diseñados por Carlos Cruz Diez y otros acabados de relevancia.

Todo un reto de ingeniería estructural y construcción

El análisis y el diseño de la esta estructura no se pudo hacer con métodos tradicionales, por cuanto la estructura presenta características que se escapan de la simple presentación de los pórticos o plantas.  Sin embargo, se configuró un sistema estructural que contiene internamente subestructuras, cuyo comportamiento dista mucho de lo convencional, particularmente en lo que respecta a la sala de conciertos que tendrá un aforo de 800 asientos, aproximadamente, y con un gran escenario central.

 

En el sótano 4, se ubican 2 grandes salas de ensayo de doble altura, cuyos espacios que las conforman no poseen elementos estructurales intermedios, con lo cual los pisos superiores de estos sótanos tampoco tendrán columnas, exceptuando 4 macro columnas que llegan hasta el Nivel 3.

 

Estas  macro columnas soportan tanto el escenario, ubicado en piso 1, como las gradas de altura variable que van de piso 1 a 2; el balcón envolvente que rodea el escenario (también de altura variable entre niveles 2 y 3); macro vigas de forma regular, que a partir del nivel de la planta baja constituyen las mismas gradas y balcones de acuerdo a su forma arquitectónica; y muros laterales del lindero. Adicional a esto, la sala de conciertos tampoco está intervenida por  elementos estructurales entre los ejes 1 y7.

 

Las limitaciones de los espacios impuestos por el proyecto arquitectónico, unido a las limitaciones de altura y al uso de los sótanos, imposibilitaron crear un conjunto espacial con vigas tipo vierendeel, por lo que se tuvo que recurrir a las eliminaciones de las vigas y usar únicamente losas macizas como elementos horizontales, apoyados exclusivamente sobre los muros perimetrales. Estos muros perimetrales constituyen los elementos fundamentales del sistema estructural, tanto para cargas gravitacionales, como para cargas sísmicas.

 

En cuanto a la construcción de la estructura, DEMO Construcciones  se ha enfrentado a grandes complicaciones durante la ejecución de este proyecto, entre las cuales se resalta la presencia de un elevado nivel freático en la zona, lo que requirió de la construcción de grandes pozos para achicar agua durante el proceso constructivo de las fundaciones, conformadas por grandes pilas y muros perimetrales de 80cm ancho, destinados a soportar la carga vertical y la carga sísmica a la que estará sometida esta compleja estructura.

“Continuamente buscamos diferenciarnos e identificar la forma de generar mayor beneficio para nuestros clientes, lo que implica un esfuerzo constante de  inversión en tecnología, y capacitación del recurso humano, así como de planificación estratégica a fin de lograr la coordinación y fluidez en los  procesos centrales y medulares de la empresa”

-DEMO Construcciones

Otra de las grandes exigencias ha sido la construcción de las  macro columnas que soportan la sala de concierto, por sus grandes dimensiones en forma de “V” y sección irregular en cada uno de sus pliegues, así como la construcción de las macro vigas y balcones, suspendidos y anclados a los muros perimetrales.

Todo esto evidencia que tanto el cálculo estructural, como la construcción de este edificio se alejan de lo convencional y por el contrario, implica altos niveles de exigencia, así como gran capacidad y experiencia constructiva.

 

Ficha técnica

Ente contratante: Fundación Musical Simón Bolívar

Arquitectura: VCA Arquitectura Integral

Ubicación: Boulevard Amador Bendayán, Municipio Libertador. Distrito Capital.

Área: 19.500 m2

Año de proyecto: 2013

Responsables: Juan Luis Castellanos, Alejandra Vergara, Laura Plazas, Carlos Jiménez, Jairo Fleitas, Fernando Flores

Estructura: Ing. Otokar Kondrat e Ing. Salvador Safina

Escenografía, Iluminación, Mecánica Teatral: Ducks Scéno/ Diseñador Frans Swarte

Acústica: Nagata Acoustics/Dr. Yasuhisa Toyota


Hotel Le Sereno

Hotel Le Sereno

18 de mayo del 2017

El Hotel Le Sereno se encuentra ubicado en la isla Saint Barth, una colectividad territorial francesa. Esta isla está ubicada en el mar Caribe, a 175 km al norte del archipiélago de Guadalupe. Es uno de los cuatro territorios que conforman las Antillas francesas, junto con Guadalupe, Martinica y la colectividad de San Martín.

Saint Barth es un pequeño jardín en medio del mar. Es una isla volcánica rodeada completamente por arrecifes superficiales, con una superficie de 22,1 km² y una población de 8.902 habitantes. El tipo de turismo que frecuenta St. Barth desde hace décadas no busca hoteles grandes. El propio estilo de la isla hace que predominen aquí los pequeños establecimientos llenos de encanto, ya sea al borde del mar o en algún rincón remoto de las colinas

A partir de la necesidad de satisfacer las exigencias de los turistas y mantener la esencia y el estilo de la isla, el arquitecto Christian Liaigre diseña el Hotel Le Sereno y posteriormente, DEMO Construcciones participa de manera protagónica, en la reconstrucción y remodelación de las facilidades.

Christian Liaigre es muy conocido por su interiorismo de alta calidad, a través de un buen uso del espacio y la luz, basando su diseño en las culturas locales; tradiciones; una elección minuciosa de materiales y un amor especial de las artes y artesanías. Solo este diseñador es capaz de combinar cierta modestia con una gran elegancia, tal cual como lo ha hecho en el diseño de este Hotel.

Confort no consiste en la abundancia trivial, pero sí en la delicadeza y la rareza.

-Christian Liaigre

Le Sereno es un íntimo hotel y spa frente al mar que combina simplicidad, elegancia y servicio en 37 suites de 35 m2, área de spa, piscina, restaurante y tres amplias villas, con vistas a las aguas turquesas del Caribe. Inspirado por el estilo único y la energía de St. Barth, el famoso diseñador parisino transformó Le Sereno en el santuario más elegante y privado en la isla. El hotel está situado en el extremo este de St. Barth, que se extiende a lo largo de 600 pies de suave playa de arena blanca, a orillas de Grand Cul de Sac, una clara laguna turquesa protegida de las olas por un arrecife de coral.

Las elegantes suites que conforman este hotel tienen grandes terrazas amobladas, con hermosos jardines privados y  con espectaculares vistas panorámicas al mar. Las suites son lujosas pero evocan un relajado St. Barth. Con medidas de hasta 70m2 (al incluir jardines y terrazas) y materiales exóticos de alta calidad, estas suites forman parte de los  alojamientos más populares de la isla.

Suites lujosas, construidas con materiales exóticos. Incluyen jardines y terrazas.

La reconstrucción y remodelación del hotel Le Sereno implicó una exigente labor logística y constructiva para DEMO Construcciones, debido a la necesidad de importar gran parte de los materiales requeridos para llevar a cabo el proyecto. Entre los materiales e insumos incluidos en la logística de importación se tomaron en cuenta los necesarios para la construcción de paredes, pisos, topes, decks flotantes (madera exótica), sistemas especiales para el aislamiento de humedad, agua salada y protección de granito y madera.

 

Las actividades constructivas también requirieron del conocimiento de personal técnico especializado y de mano de obra calificada, tanto para lograr una construcción de calidad, como para emplear materiales, técnicas y procedimientos que hicieran frente a la futura activación de las reacciones de deterioro, características del medio salino.

Las actividades constructivas requirieron del conocimiento técnico y del empleo de  tecnologías especiales para el aislamiento de humedad, agua salada y protección de granito y madera.

Un poco de biografía

Christian Liaigre nació en La Rochelle, Francia en 1943. Estudió en la Academia de París de Bellas Artes y Artes Decorativas y enseñó dibujo en la Academia Charpentier. Después de pasar 10 años como criador de caballos, decidió abrir un estudio en 1987, centrándose en la arquitectura interior y diseño de mobiliario. Su primer proyecto para ganar aclamación fue la remodelación del Hotel Montalembert en París en 1988.

El diseñador es conocido por ser el responsable del diseño interior de las residencias privadas de celebridades como Calvin Klein, Karl Lagerfeld, Rupert Murdoch y Bryan Adams.


Sede de la Alcaldía de Baruta

Sede del Palacio Municipal de la Alcaldía de Baruta

14 de julio del 2017

La sede de la Alcaldía del Municipio Baruta se encuentra ubicada al sureste de Caracas en el casco central del pueblo de Baruta, en medio de la plaza Bolívar y la plaza El Cristo. La situación geográfica de esta sede ha sido muy favorable, puesto que el municipio Baruta integra el sureste de la capital de Caracas con el resto de los municipios del área metropolitana.

La decisión de la Alcaldía de instalar la nueva sede del gobierno municipal en el contexto de las Plazas Bolívar y El Cristo se debió a  la intención de reactivar el casco central del pueblo de Baruta y devolverle el rol histórico, cultural y urbanístico que había perdido este municipio, como centro fundacional del sureste de la ciudad de Caracas.

Diseño

En el año 2001 la Alcaldía hace un llamado a concurso para el “diseño urbano para el casco central de Baruta”, con el fin de atender los problemas estructurales, culturales y urbanísticos del municipio, a través de una estrategia integral de recuperación urbana. El equipo liderado por el arquitecto Franco Micucci resultó el ganador de este concurso, ofreciendo una propuesta, tanto para la recuperación de ambas plazas, como para la construcción de la nueva sede de gobierno en este espacio urbano.

La estrategia de esta propuesta se enmarca el contexto de un plan general que contempla la generación de un proyecto para el centro histórico y otras áreas de valor patrimonial del pueblo, la organización de la zona del mercado y la reestructuración del transporte público y privado, así como el proyecto de la nueva sede de la Alcaldía y del Concejo Municipal.

Con este plan se ha potenciado la cualidad del espacio público del sector, lo que ha sido esencial para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, al lograr la consolidación del pueblo y su integración con el resto de la ciudad.

El planteamiento arquitectónico, según el autor, se deriva de la interpretación que se ha hecho de la estructura urbana y de la imagen arquitectónica del lugar, por lo que presenta la propuesta como un edificio híbrido, tanto en funcionalidad como en formalidad.

Estructura

Este proyecto consta de dos piezas diferenciadas que en conjunto se componen de siete niveles básicos, los cuales incluyen un semisótano, una planta baja de doble altura, tres niveles operativos y un último nivel en el que se desarrolla el despacho del alcalde. Una de las piezas que conforma el proyecto contempla al Concejo Municipal y la otra constituye la sede de la Alcaldía propiamente dicha. La primera estructura se ubica entre ambas plazas, las cuales se conectan visual y físicamente  a través del salón de sesiones de la Cámara Municipal. La segunda estructura se desarrolla alrededor de un patio central abierto, el cual se enlaza con los cuatro frentes urbanos de la edificación, a través de cuatro alas que se orientan según los frentes urbanos respectivos.

El modelo estructural que resuelve este proyecto consiste en el desarrollo de un sistema de pórticos de seis metros, los cuales ofrecen amplias luces que se traducen en eficiencia para la subdivisión de los espacios, tanto para las oficinas privadas como para el arreglo del mobiliario previsto para el equipamiento del edificio.

Por otro lado, las vigas de las losas son en su mayoría de carácter plano, por lo tanto, quedan embutidas en éstas en forma de macizados de concreto. Esto permite disminuir la altura libre de cada planta, lo que garantiza el paso de las tuberías de servicios de manera eficiente.

El edificio puede reconocerse a nivel exterior como una estructura única, producto del ensamblaje de piezas diversas en forma, tamaño, altura, color y textura, lo que busca otorgarle al proyecto una escala más acorde con la de las edificaciones del entorno.

Proyecto sustentable

Este conjunto se encuentra alineado con el concepto de proyectos sustentables, lo que se evidencia con la presencia de un patio central que funciona como vacío y a su vez como estructurador de la distribución de los espacios internos.

La fluidez de los espacios públicos interiores favorece la circulación de las corrientes de aire desde del exterior al interior, y en este recorrido el patio central desempeña la función de un gran conducto extractor del aire viciado y caliente del interior del edificio. Adicional a ello, en las fachadas se han incorporado una serie de dispositivos de control y protección solar,  acompañados de diferentes materiales que refuerzan esta característica, como lo son el ladrillo y el aluminio.

Con la incorporación de estos materiales y la configuración de los espacios  se puede dejar a un lado la utilización de  ventilación mecánica para dar paso a una edificación sostenible y sensible con el medio ambiente.

De esta manera este proyecto permite que Baruta mantenga su distinción como el municipio más verde de la capital. La expectativa de lograr altos índices de sustentabilidad en el edificio, se basó en la voluntad de minimizar el consumo eléctrico, utilizando recursos básicos de buena ventilación, así como el acceso a la iluminación natural en todos los espacios de trabajo, a fin de lograr una eficiencia energética, con la mínima dependencia de sistemas mecánicos de acondicionamiento.

Con estas iniciativas de diseño, se minimiza el consumo eléctrico y se promueve la conciencia climática y el uso de recursos simples, con lo que este proyecto se convierte en una obra de gran valor que deja un aporte invaluable a la cultura arquitectónica de nuestro continente.

DEMO Construcciones y los proyectos sustentables

Los valores de la organización se encuentran alineados con la ejecución de proyectos sustentables, no sólo por la garantía del funcionamiento del proyecto en el largo plazo, sino también por las ventajas que ofrece al medio ambiente.  La reflexión continua sobre la relación de la empresa con el entorno y su responsabilidad en la contribución al mismo para mejorarlo, nos ha llevado a encontrar  individual y colectivamente otro estilo de vida y de operación a nivel organizacional.

Para afianzar nuestro compromiso con el desarrollo de proyectos sostenibles y el respeto por el medio ambiente DEMO Construcciones se encuentra inscrita en la U.S. Green Building council (Consejo de Construcción Verde de Estados Unidos). Esto nos permite certificar nuestros proyectos bajo el sistema de certificación independiente de construcciones sustentables LEED. Este es el punto de referencia a nivel internacional aceptado para el diseño, la construcción y la operación de construcciones y edificios sustentables de alto rendimiento.

Ficha técnica

Arquitectura

ma+ Micucci arquitectos asociados.

Arq. Franco Micucci D’Alessandri.

Directora de proyecto

Aliz Beatriz Mena Escalona

Colaboradores del Proyecto

Silvia Expósito, Jaime Méndez, Yesenia Teles, Freddy Corredor, Vicky Kaufman, Luis Fenech

Cliente

Alcaldía de Baruta

Constructora

DEMO Construcciones

Estructura

Ing. Nicolás Labropoulos

 Instalaciones eléctricas

Arq. Piero Gallo

Instalaciones sanitarias

Ing. Manuel Ramírez

Instalaciones mecánicas

Ing. Gerardo Olivares

 Instalaciones contra incendios

Ing. Miguel Sureda

Fachadas de aluminio

Serviwall / Hunter Douglas

Área de construcción

14.000 m2

 Inicio de obra

Año 2004

Fin de obra

Año 2008

 Ubicación

Casco de Baruta, Municipio Baruta, Estado Miranda. Entre plaza Bolívar y plaza El Cristo, Caracas, Venezuela.